Welcome
Hace unos meses la noticia de que una Beta, Charis Spear, había desaparecido llego a oídos de todos. El cuerpo directivo de Princeton trató de controlar la situación, esforzándose por convencer a los estudiantes de que la policía del campus estaba en su búsqueda, pero la verdad es que ellos ya sabían donde estaba. Y quién la había hecho desaparecer. El cuerpo de Charis fue hallado, y el caos se desató en Princeton. El caso fue cerrado como suicidio, la reputación de la joven como prueba eficiente de su inestabilidad mental. Pero aquellos que la conocieron, y quienes sospechan de que su desaparición y luego muerte está fuertemente relacionada con las figuras encapuchadas que fueron vistas en casi todos los crímenes contra el alumnado, saben que no fue coincidencia.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

ADMINISTRACIÓN
Rebecca F. Rouvier
Mp
Últimos temas
» Hospital Mental "Brunhilde Asylum" {Normal}
Dom Oct 23, 2016 10:38 am por Invitado

» Universidad Dvořák (normal)
Mar Oct 11, 2016 11:55 pm por Invitado

» The Change || Twilight || Normal || Cambio de botón
Jue Sep 22, 2016 9:49 am por Invitado

» Hay para todos (2/3)
Miér Sep 21, 2016 2:33 pm por Rebecca F. Rouvier

» Skyfalls RP -Elite.
Mar Sep 20, 2016 7:00 pm por Invitado

» The Change || Twilight || Apertura || Normal
Lun Sep 19, 2016 5:07 pm por Invitado

» Búsqueda de rol
Lun Sep 19, 2016 2:06 pm por Grace E. Spear

» Ira M. Pierce
Sáb Sep 17, 2016 9:14 am por Rebecca F. Rouvier

» Ángel de la guarda (0/1)
Vie Sep 16, 2016 8:00 pm por Kourtney Crowell

» Registro de PB || OBLIGATORIO
Vie Sep 16, 2016 12:03 am por Erwan K. Agos

» Registro de identidad || Obligatorio
Vie Sep 16, 2016 12:03 am por Erwan K. Agos

» Registro de Año y Carrera || Obligatorio
Vie Sep 16, 2016 12:03 am por Erwan K. Agos

» Hanna Evans
Jue Sep 15, 2016 10:01 am por Rebecca F. Rouvier

» Our Deal - Af. Élite | Cambio en el botón por fallo en el anterior
Miér Sep 14, 2016 2:04 pm por Invitado

» Juilliard School || Afiliación Élite
Miér Sep 14, 2016 11:32 am por Invitado

Twitter
Créditos
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Agradecemos también a Neeve por las tablillas, en las cuales se detallan los créditos correspondientes..

Las modificaciones del diseño y los gráficos fueron editados por Kristen N. Houghton. La ambientación pertenece al staff de Princeton University, así como cada personaje le pertenece a su creador.
Twitter

Jake Parrish. Completa.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Jake Parrish. Completa.

Mensaje por Jake Parrish el Dom Abr 10, 2016 5:09 pm


Cómo soy

Podría decirse que es fuerte y decidido, seguro de sí mismo, pero es sólo la superficie, ha aprendido a comportarse así, la vida le ha enseñado duras lecciones, quizá más de las que alguien que no lleva en este mundo medio siglo debería conocer. Hay que raspar mucho para averiguar que en realidad es un mecanismo de autodefensa, al igual que el odio y la rabia que exhala sin medida, porque en el fondo se ve a sí mismo como sus vecinos lo veían mientras crecía, un pobre huérfano sin nada a lo que aferrarse ni nadie que se preocupe por él. Demasiados complejos para enumerarlos sin aburrir. Algunos, en la misma situación, se retraen y pasan por la vida intentando camuflarse con las paredes, pero Jake no es de esos. Conoce sus miedos, sus limitaciones y sus complejos y decide hacerles frente.
 
Es parco en palabras, hiriente y violento a veces. Cada una de esas actitudes proviene de algún sentimiento que desea no tener. Parco en palabras porque aprendió que cada cual escucha solo lo que desea escuchar. Cuanto menos digas mejor. Hiriente porque la mejor defensa es un buen ataque. Violento porque se crió en calles poco saludables y tiene problemas para controlar la ira.
 
No hace amigos con facilidad, pero los que tiene son para toda la vida. Tampoco es muy amigo de los subterfugios y suele ser demasiado franco en ocasiones
Quién soy
Jake nunca tuvo padres, al menos nunca los conoció, cuando contaba sólo dos años estos murieron en un accidente de coche, o eso le contaron, ha crecido en la casa de su abuelo, un hombre algo mayor, viudo y con gran afición por el alcohol, así que podría decirse que tampoco contó con lo que se dice supervisión adulta, más allá de la tierna preocupación de sus vecinos, que se esmeraban en llevarles siempre comida preparada, galletas recién hechas y su compasión. Creció pensando que era normal ocuparse de que nunca faltase el bourbon, de que la cocina no se incendiase cada vez que su abuelo intentaba preparar algo y de que este no acabase, cada jueves, durmiendo en el callejón tras el restaurante mientras cantaba otra vez la misma maldita canción. Probablemente no se moriría por ello, pero sus huesos ya no estaban como para dormir sobre adoquines y los gatos hambrientos se ponían a maullar como locos así que los vecinos se quejaban.

Quizá por eso Jake acabó haciendo mejores migas con los chicos de los suburbios que con los hijos de sus propios vecinos, y como nunca nadie le dijo lo que podía o no podía hacer tampoco se preocupó mucho sobre lo que era legal o no, algunos pensaban que no sabía reconocer el bien del mal pero no era tanto así cómo que realmente no le importase demasiado, total, ¿qué tenía que perder? Los policías del pueblo lo conocían y de vez en cuando, cuando se metía en algún lío, aprovechaba esa compasión que le tenían para salirse de rositas. El huérfano, sonaba tan triste. ..

Para evitar el calificativo decidió poner todos sus medios, primero intentó convertirse en "el chico malo" pero la gente creía que sólo era rebeldía y una forma insana de querer llamar la atención de su abuelo, ¿qué podía importarle a él?, después lo intentó simplemente odiando a todo el mundo, esperando su odio en respuesta, siempre mejor que la lástima, pero tampoco eso funcionó, al final sólo pudo ignorarlos a ellos y a su compasión.

A los trece años ya se había ganado cierta reputación en los barrios bajos, un lugar donde ser huérfano y pobre no era tan raro y a nadie parecía importarle tampoco, un lugar donde había gente que lo pasaba mucho peor que él, gente que no podía pagar las facturas, gente que no podía hacer tres comidas al día, gente que llegaba a considerarle afortunado, el tipo de gente que le gustaba. Al principio las motos fueron sólo una forma de ganar pasta rápida, sin complicaciones, luego comprendió que era lo primero que se le daba realmente bien y que la gente lo admiraba por ello, y eso le gustó.

La primera vez que la vio pensó que era una mocosa consentida con ganas de ver el otro lado del mundo, una niñata dando una vuelta por el lado oscuro antes de volver a la arropada vida bajo el ala de mama. Y la odió, la odió porque la reconoció como una de esas personas que siempre lo hacían sentir inferior.

La siguió viendo, sin embargo, a lo largo de las semanas y se fijó un poco mejor, frecuentaban las misma playa,  se cruzaban por el pueblo, pero lo mismo podía haber sido invisible porque ella jamás lo miró, si lo había visto en las carreras, o siquiera percibido nunca lo demostró, siempre rodeada de sus amigos del club de esto o de lo otro, siempre pareciendo distante. Pero hubo gestos, conversaciones pérdidas en el cuarto de baño de la bolera donde suponían que nadie las escuchaba y donde a él le gustaba echarse un cigarro de vez en cuando. No era sólo rebeldía lo que escondía esa fría mirada verde. Y quiso saber más. No pudo a sus catorce, ella se fue como llegó, al terminar el verano.

Cuando ella se acercó a él, años más tarde, con su propuesta de enseñarle a conducir no tuvo que pensarlo mucho, aunque no dio muestra alguna de lo encantado que estaba con la labor. Sabía por entonces mucho más de la vida de la chica de lo que nunca se dignaría a admitir. Cuando aceptó tenía una petición muy clara como recompensa a sus esfuerzos, sólo una respuesta, algo que no había podido descubrir por mucho que indagase. Pensaba obtenerla de ella como fuese.

Pero el día de pedir su recompensa nunca llegó. Esa mañana, el día de la carrera, él ya sabía que no volvería a verla. Su abuelo ya no podía cuidar de sí mismo ni estando sobrio, mucho menos le permitirían cuidar de un chico de dieciséis años, no importaba que nunca lo hubiese hecho, era i de tiempo que alguno de esos "buenos vecinos" llamase a las autoridades competentes y algún agente social apareciese para encerrarlo en alguna institución. Era hora de desaparecer.

Se concienció para ello, tampoco es que fuese a dejar mucho atrás, quería a su abuelo pero no echaría de menos su aliento ni las noches sin dormir recogiéndolo por los callejones, no tenía amigos, o al menos ninguno que fuese a extrañar, y ella...bueno, ella sólo lo estaba utilizando. Tomó ese beso por lo que había sido, una muestra de felicidad por la victoria, y cómo tal lo disfrutó, como eso y cómo despedida. Esa misma noche desapareció sin volver la vista atrás.

 
Mucho camino ha recorrido desde aquello, y poco que pueda contarse sin ofender a nadie. Ahora, al otro lado del mundo, le han dado una oportunidad de cambiar su destino, en forma de beca, y no piensa desperdiciarla. Jake Parrish no es, siquiera, su nombre real. Pero es el que ahora consta en los papeles.
 
Jake T. Parrish

O. Sexual
Hetero 100%
Edad
23
Nacionalidad
Estadounidense
Grupo
Gamma
Clase social
baja
Avatar
Ben Barnes

© HARDROCK



avatar
Jake Parrish

Mensajes :
33

Fecha de inscripción :
10/04/2016

Dólares :
63


Miembro Gamma
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Jake Parrish. Completa.

Mensaje por Camille M. Crawford el Dom Abr 10, 2016 9:48 pm
[size=42]
:: Ficha Aceptada ::

Bienvenido al foro, no olvides firmar los registros
[/size]


avatar
Camille M. Crawford

Mensajes :
266

Fecha de inscripción :
16/09/2015

Dólares :
150

Edad :
24


Miembro Epsilon
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.